¿Qué es la Proposición 17?

La Proposición 17:

restaura el derecho al voto

en California


La Proposición 17 modifica la Constitución de California para permitir que voten los californianos que han completado su pena de prisión.

Dado que el índice del encarcelamiento masivo en los EE. UU. se ha disparado en las décadas recientes, la prohibición del voto para la gente con condenas previas sólo intensifica la supresión del voto. La Constitución de California actualmente les prohíbe votar a la gente con condenas por delito mayor mientras están en prisión o en libertad condicional. Como consecuencia, casi 50,000 californianos que han completado su pena de prisión viven y contribuyen en sus comunidades, y se les niega la oportunidad de elegir sus representantes y determinar las políticas que afectan sus vidas diarias.


Los californianos que han completado su pena de prisión no deben ser castigados.

Deberían recibir apoyo en reingresar a la sociedad y participar en su comunidad, no ser castigados con la denegación de su derecho al voto. La Proposición 17 asegura que se escuchen las voces políticas de todos los que han completado su pena de prisión.

¿Por qué la Proposición 17?

Negarles el derecho al voto a las personas que han completado su pena de prisión, quienes están formando sus propias familias, mantienen sus trabajos, pagan impuestos y contribuyen a nuestra sociedad en cada otra manera, impide su reingreso porque extiende el castigo más allá de la pena de prisión. Restaurar el derecho al voto les ayuda a los que han cumplido su pena de prisión a fortalecer su conexión con la comunidad. Ya que la restauración del derecho al voto anima a la gente a considerar su parte en la comunidad, negarles el derecho de votar manda un mensaje totalmente equivocado acerca de su participación en la comunidad.

La privación de derechos civiles desproporcionadamente afecta la gente de color

Las parcialidades en el sistema de justicia penal significan que la gente pobre y la gente de color son más propensas a ser condenados de crimenes y perder su derecho al voto, mientras la gente adinerada siempre tienen al alcance los mejores abogados. Debido a las desigualdades raciales que son persistentes y sistémicas en nuestro sistema de justicia penal, tres de cada cuatro hombres que son liberados de las prisiones en California son afrodescendientes, latinos o asiático-americanos. Esto significa que la constitución de California les impide la entrada a las cabinas de votación a la gente de color de manera desproporcionada.

No podemos tener un gobierno electo que nos represente a todos cuando excluye a algunos miembros de nuestra comunidad de nuestras elecciones y se les niega la capacidad de participar en nuestra democracia.

La participación cívica fortalece nuestras comunidades

La promoción de la participación cívica no sólo fortalece nuestra democracia; también la hace más segura. Cuando la gente siente que son miembros valorados en su comunidad, y que sus voces importan y sus intereses reciben atención, es menos probable que vuelvan a participar en la actividad delictiva. Investigaciones han encontrado diferencias consistentes entre votantes y no-votantes después de ser liberados en índices de arrestos subsecuentes, encarcelamiento y comportamiento autoinformado. Por eso es que la Asociación Americana de la Libertad Condicional (APPA por sus siglas en inglés) y la Asociación de Autoridades Internacionales de la Libertad Condicional (APAI por sus siglas en inglés) apoyan la restauración automática del derecho al voto al salir de prisión.

La ley actual es confusa

La ley actual crea un sistema confuso de doble-nivel en el cual ciertas personas con condenas por delito grave pasadas tienen el derecho de votar y otros no. Esta confusión inevitablemente significa que algunas personas que son elegibles para votar se desalientan a ir a los puestos de votación cada año. La proposición 17 va a clarificar la ley en California para que todos los que no estén en prisión puedan votar.

Actualmente, California queda atrás de 19 otros estados más Washington, D.C., ya sea porque estos estados restauran automáticamente el derecho al voto al momento de liberación de prisión o porque nunca revocan el derecho al voto. Hay un creciente impulso nacional para restaurar el derecho al voto a la gente con condenas pasadas. En sólo los últimos 2 años, Florida, Kentucky, Nueva Jersey, Nueva York, Nevada, Colorado y Louisiana expandieron el acceso a la boleta para la gente con condenas pasadas. Este año, hay aún más impulso. En Iowa, la gobernadora republicana, Kim Reynolds, emitió una orden ejecutiva que restablece automáticamente el derecho a decenas de miles de habitantes de Iowa a los que anteriormente se les prohibió votar de por vida. Con la acción de la Gobernadora Reynolds, ningún estado en el país les prohíbe votar permanentemente a ciudadanos con condenas pasadas.


Es tiempo de que California recupere su papel como un líder nacional en la creación de políticas progresistas e inclusivas al aprobar la proposición 17.


Get the facts! Download a one-page fact sheet with everything you need to know about Prop 17.